guay-del-paraguay-liternauta-junio

TRADUCCIÓN

 “Japuka mba’e, ko apañuãi pa’?me” (riámonos en medio de toda este embrollo) frase usual en Paraguay y que debería ser en todo el mundo ya que denota una actitud positiva y el anhelo como ser humano, de buscarle a cada situación su lado bueno.  Según la encuesta de la firma Gallup, los paraguayos lo están consiguiendo, pues ha sido declarado por tercer año “El País más Feliz del Mundo”.

 Como dicen quienes hablan bien castellano “Esta noticia está levantando ampollas” porque hay quienes opinan que este resultado deriva únicamente por tres posibles razones: 1 – a causa del conformismo, 2- Por lo ingenuos que somos los paraguayos. 3 – por la ineptitud de Gallup para realizar las encuestas.  Muchos de nuestros compatriotas dicen: ¿Cómo es posible que nadie sea feliz en nuestro país, si nuestra gente padece necesidades y tampoco falta algún aprovechador con traje y corbata que engañe a muchos.  Eso existe y ocurre, no podemos negarlo y es sumamente necesario que vayamos limpiando de todo esto el país. Pero si hay un aspecto positivo que emerge de esta encuesta, es que revela la actitud que utilizamos en nuestra vida.

 Permítanme decir lo siguiente, ¿no podría deberse este resultado a que somos capaces de de tener “Paz en medio de la tormenta” y que la paz, la alegría está en nuestros corazones? Para lograr este estado necesitamos sabiduría, esa sabiduría que no se enseña en universidades. De ninguna manera es producto de la ingenuidad (por vyro) que se logra esta actitud,  si no el sabio, y si no somos poseedores de esa sabiduría a nadie podemos engañar, no funciona eso de falsificar títulos para aparentar. No, tenemos ese tipo de sabiduría o no la tenemos.  Pues las reacciones, los hechos hablan más fuerte que las palabras. Por ello es bueno que meditemos para darnos cuenta que ponernos de los nervios no solucionará nada.  Eso no significa que nos cruzaremos de brazos y observaremos impasibles todo lo que ocurra, si no que haremos balance y sobre aquello que no podemos cambiar reflexionaremos el por qué sucede y que podemos aprender de esa situación para que no vuelva a suceder.

 También esa sabiduría nos permite disfrutar de lo que tenemos a nuestro alrededor, de nuestra familia en primer lugar, reconocer que la salud es la riqueza más grande que podemos poseer y que aquello que denominamos “pequeños detalles de la vida” es en realidad lo que tenemos que valorar. Si nos ponemos a pensar veremos también cuan privilegiados somos de la naturaleza, pues no sufrimos terremotos, tornados ni cosas de esas. Si procuramos tener presente cada mañana que lo más valiosos en este mundo, no lo compra el dinero ni el poder y que el simple hecho de abrir los ojos y de respirar, constituye un milagro: Seremos felices. ¡Ojalá fuera Paraguay el país más feliz del mundo!

Comments are closed.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.